El poder del coaching: transformación personal y profesional

coaching Una agenda abierta se encuentra sobre un escritorio de madera con un bolígrafo apoyado sobre él. Cerca hay una taza de café, un reloj de pulsera de oro y algunos clips de carpeta dorados. La página del planificador se titula "Detalle del objetivo".

En la actualidad existe una alta demanda de herramientas que sean efectivas a la hora de mejorar la calidad de vida de las personas y les ayuden a alcanzar sus objetivos. En un momento histórico donde se ha normalizado vivir con unos niveles de estrés insoportables, donde se invita a abandonar la autoescucha y en el que parece que se aboga por tapar el problema en lugar de resolverlo, son muchas las personas que pronto empieza a intuir que el camino debe ser otro.

El coaching se ha convertido en una de las soluciones más valoradas, sobre todo en entornos empresariales, por su capacidad de impulsar cambios positivos en las personas, tanto en su esfera más privada como en su desempeño laboral.

En este artículo me he propuesto explicarte qué es el coaching y por qué puede ser una herramienta muy útil para sostenerte en tu camino de autoconocimiento, decisión y transformación.

Yo me enamoré del coaching hace muchísimos años y, aunque ya ejercía como coach, terminé de comprometerme con esta herramienta cuando me titulé en la Universidad Autónoma de Madrid en el año 2019 como Máster en Coaching Profesional.

Desde entonces no he dejado de trabajar con mujeres que desean un cambio, que quieren mejorar su vida, y he podido comprobar proceso tras proceso que esta herramienta es un vehículo perfecto para hacer ese trabajo personal.

¿Qué es el Coaching?

El coaching es una herramienta que se utiliza en procesos de ayuda en la que el coach acompaña y sostiene a una persona para que logre sus objetivos, mejore su rendimiento y desarrolle su potencial.

A través de sesiones estructuradas, el coach ayuda a su cliente a explorar la realidad y encontrar los puntos de mejora con diversas técnicas y herramientas que facilitan el autoconocimiento, la toma de decisiones y la puesta en práctica de hábitos necesarios para que se produzca el cambio.

Se ha dicho en muchas ocasiones que el coaching se centra en el presente y en el futuro, buscando diferenciarlo así de la psicoterapia; sin embargo, en mi opinión, en un proceso de coaching se deberá atender el pasado en tanto que afecte al presente y al futuro, pues en muchas ocasiones se requiere una relectura de la historia para poder avanzar.

Tipos de Coaching

Existen muchos tipos de coaching que pueden ser divididos en función de la corriente utilizada por el coach, de la esfera de la persona a la que va dirigida o incluso del área a la que corresponde el objetivo a trabajar.

Así, por ejemplo, encontrarás que hay coaching humanista u ontológico, también hay coaching personal, profesional y espiritual, y también puedes encontrar que a veces se habla de coaching nutricional, deportivo, de crianza, etc.

En mi caso, mi trabajo se basa en las teorías del coaching humanista, trabajo esferas personales, profesionales y espirituales, y acompaño en los procesos de muy distintos objetivos, y esto es porque mi trabajo es profundo a nivel mental, emocional y espiritual.

Si tu objetivo es cambiar tus hábitos de alimentación, por ejemplo, en mis sesiones no encontrarás consejos y recomendaciones propias de un médico o nutricionista, sino el acompañamiento en el trabajo de hábitos, perspectivas, retos, creencias y conductas.

A continuación verás algunos ejemplos de temas que se pueden trabajar con coaching:

  • Mejorar la autoestima y la confianza en ti misma, sea para un bienestar personal o por exigencias de tu trabajo.
  • Gestionar el estrés y la ansiedad, de origen interno o externo, por entornos laborales o crianza, por ejemplo.
  • Desarrollar habilidades de comunicación y relaciones interpersonales que puedes requerir para mejorar tu relación de pareja o tener una comunicación más efectiva en tu trabajo.
  • Establecer y alcanzar objetivos personales, hábitos saludables, organización del tiempo, rutinas, etc.
  • Lograr un equilibrio entre la vida laboral y personal.
  • Desarrollar habilidades de liderazgo.
  • Mejorar la gestión del tiempo y la productividad con el foco en el desempeño profesional o en la gestión personal y familiar.
  • Aumentar la efectividad en la toma de decisiones.
  • Facilitar la adaptación a los cambios.

El papel del coach

coaching Dos personas están sentadas ante una mesa redonda y blanca. Una persona escribe en un cuaderno, mientras la otra sostiene una taza de café. La mesa también tiene una pequeña pila de objetos circulares de color beige y un libro cerrado cerca. La luz del sol proyecta sombras, creando un entorno tranquilo.

Un coach es un profesional entrenado que actúa como facilitador del proceso de cambio y crecimiento de sus clientes. A través de una serie de capacidades y habilidades que debe desarrollar a lo largo de su formación y práctica, el coach ayuda a sus clientes a clarificar sus metas, identificar obstáculos y diseñar planes de acción efectivos.

El coach se ocupa de

  • Crear un espacio seguro y de confianza.
  • Fomentar el autoconocimiento y la reflexión.
  • Proporcionar herramientas y técnicas para el desarrollo personal y profesional.
  • Motivar y apoyar al cliente en la consecución de sus objetivos.
  • Mantener la confidencialidad y el respeto en todo momento.

Formación de un Coach

La formación de un coach es fundamental para garantizar la calidad y efectividad del proceso de coaching. Un coach profesional suele contar con una formación específica en coaching, adquirida a través de programas acreditados por organizaciones reconocidas o elaborados e impartidos en universidades y centros de prestigio.

Además de la formación en técnicas de coaching, los coaches suelen tener conocimientos en áreas como psicología, comunicación, liderazgo y gestión del cambio. La formación continua y la supervisión son también aspectos importantes para el desarrollo profesional de un coach, asegurando que se mantenga actualizado y mejore constantemente sus habilidades.

¿Qué puedes trabajar en un proceso de coaching?

coaching Una mujer en traje de baño blanco se sienta en una gran roca en la playa, con vistas a un océano en calma. El sol está bajo, lo que crea una atmósfera pacífica y serena. Las olas rompen suavemente en la costa rocosa y el horizonte se pierde en la distancia.

Si bien existen algunos límites donde el coaching no puede entrar, en realidad cualquier tipo de situación u objetivo puede ser trabajada con esta herramienta en un proceso de ayuda.

Estos límites son aquellos donde el proceso de ayuda idóneo es la psicoterapia o la psiquiatría, y no depende del tema a tratar sino de la percepción de la persona y las herramientas de las que ya dispone.

Si tienes dudas en este sentido, envíame un email para poder ayudarte a aclararlas.

Como decía, el coaching como proceso de ayuda puede ser el vehículo para abordar cualquier tipo de objetivo, sin embargo, si tuviera que poner algunos ejemplos de los temas más tratados, sin duda serían estos:

  • Equilibrio entre vida personal y profesional: cuando existe una dificultad para equilibrar diversas esferas de la vida se puede hacer una revisión exhaustiva de la situación y tomar decisiones en favor de un equilibrio saludable.
  • Desarrollo profesional: es un objetivo muy repetido, tanto en emprendedores como en trabajadores por cuenta ajena. Cuando tienes sensación de estancamiento, de mala gestión, de que hay algo que no encaja, puedes trabajar en coaching el definir una hoja de ruta clara para alcanzar, desarrollar habilidades clave e identificar las oportunidades de mejora.
  • Mejora de la autoestima y la confianza: la falta de confianza en uno mismo hace a las personas inseguras, indecisas y genera mucha incomodidad en la relación con los demás y con la realidad misma. En este caso es importante hacer una revisión de la narrativa mental, el origen de dicha narrativa y desarrollar estrategias para sanar la autoestima y la autoconfianza.
  • Gestión del estrés y la ansiedad: altos niveles de estrés y ansiedad relacionados con el trabajo o la vida personal y que afectan al individuo en muchos niveles: salud, descanso, relaciones, bienestar. Cuando esto ocurre, se implementan técnicas de gestión del estrés y el autocuidado para reducir la ansiedad y mejorar el bienestar general, siempre con un enfoque mental, emocional y espiritual.
  • Mejora de las relaciones personales: problemas de comunicación y conflictos con familiares o pareja que afectan a las propias relaciones y al bienestar de los individuos. En estos casos se profundiza en la dinámica de las relaciones y se busca desarrollar habilidades de comunicación efectiva y resolución de conflictos.

El coaching como herramienta

coaching Un estrecho paseo marítimo de madera serpentea a través de un paisaje brumoso de otoño con pastos secos y dorados y árboles sin hojas a ambos lados. El camino discurre hacia un fondo brumoso, creando una atmósfera tranquila y serena.

El coaching es una herramienta poderosa que puede transformar tu vida, ayudándote a alcanzar tus objetivos y desarrollar tu potencial a todos los niveles. Ya sea mediante un enfoque intensivo o buscando un apoyo continuo, sostenido a lo largo del tiempo, mi trabajo es acompañarte en cada paso del camino.

Comparte post

Deja un comentario

Acepto la política de privacidad *