SERVICIOS

Sesiones privadas

Acompaño a mujeres en sus procesos de desarrollo personal y espiritual, con el fin de que puedan definir sus objetivos y trabajar por ellos a través del autoconocimiento, la atención plena y la gestión emocional. Mi trabajo está basado principalmente en el método de coaching, pero también en mindfulness y espiritualidad.

Algunos de los temas que más preocupan a mis clientes son la desmotivación personal y laboral, la autoestima, la adopción de hábitos saludables, el estrés, superar situaciones de bloqueo o mejorar sus relaciones

Método

Mi trabajo está basado en el coaching no directivo donde la labor principal del coach es realizar una escucha atenta, hacer de espejo y realizar preguntas poderosas. El objetivo de este método es que la persona aprenda de sí misma lo que necesita saber para salir de la situación en la que se encuentra y dirigirse hacia dónde quiere estar.

Pese a ello, suelo aportar ejemplos, ideas, experiencias y conocimientos, así como propuestas de trabajo para facilitar el proceso.

Valores

Empatía.

Compasión.

Libertad.

Humildad.

Confianza.

Ecuanimidad.

Responsabilidad.

Dedicación.

Servicio.

Detalles

– El servicio es 100% online, manteniendo las sesiones vía Skype o Hangouts.

–  Las sesiones tienen una hora de duración.

– Después de cada encuentro, envío un email con los puntos tratados y las propuestas a trabajar durante el tiempo entre sesiones. Las propuestas suelen consistir en ejercicios de escritura y lecturas sobre el tema que se esté tratando.

– Posibilidad de mantener contacto vía WhatsApp, en caso de resultar conveniente para la cliente y su proceso.

Precios y planes.

Sesión

50€/sesión

60,50 € (IVA incluido)

 

Mensual

180 €/4 sesiones

217,80 € (IVA incluido)

Bimestral

320€/8 sesiones

387,20 € (IVA incluido)

Testimonios.

«Empecé este proceso de coaching sin saber muy bien por qué. Solo me sentía atraída hacia las palabras que escribía Ale en Instagram y por eso la contacté. Pensé que podría ayudarme a aclarar mis pensamientos y sentimientos respecto a mi objetivo actual: aprobar una oposición. Una vez hablé con ella me di cuenta que tenía más miedos y preguntas en mi cabeza de las que era consciente. Pero ella me ayudó a ordenarlos y analizarlos y obtener una respuesta. También me ha ayudado a afrontar la oposición de otra manera y a ser feliz con lo que hago. A no boicotearme a mi misma y usar esa energía para seguir adelante. Por supuesto que un proceso de coaching es algo “opcional” pero hay veces que lo que te aporta es tan necesario para seguir adelante con otro ánimo que invito a todas aquellas personas que se lo estén planteando y/o quierar seguir seguir creciendo interiormente, a que se animen a hacerlo. Cada uno tendrá sus motivos pero todos sacarán algo bueno de esto. Para mí Ale es luz y solo puedo decirle: ¡Gracias!» María N.

¡Da el primer paso!

FAQ's

¿Qué es el coaching personal y espiritual?

El coaching personal y espiritual es la rama del coaching que se dedica al desarrollo del individuo en su aspecto más íntimo y espiritual. Al trabajo común de gestión de emociones se le añaden el del entrenamiento de la consciencia y atención plena, para la consecución de los objetivos fijados.

¿Qué rol asumes como coach?

Suelo decir que cuando empieza el trabajo me pongo el gorro de guía espiritual. Trabajo con herramientas de coaching y también actúo como mentora en aquellos aspectos en los que pueda servir de ejemplo y prestar un mejor apoyo. Al final de cuentas, mi trabajo consistirá en acompañarte y facilitarte el camino de transformación.

¿A quién va dirigido?

Mi trabajo está dirigido a mujeres con inquietud espiritual que quieren mejorar su relación consigo mismas y con su entorno para vivir tranquilas y felices. Si quieres trabajar tu autoestima, tu gestión del tiempo, tu relación, tu conexión contigo misma o tu manejo del estrés desde la consciencia plena y en equilibrio de cuerpo, mente y espíritu, ¡este es tu sitio!

¿Por qué debería interesarme?

Porque el coaching se ha postulado como el servicio estrella de la última década en relación al bienestar personal. Porque mi trabajo es 100% personalizado, estamos en contacto en todo momento y aprenderás mucho. Y, finalmente, ¡porque la espiritualidad y el mindfulness te van a encantar!

¿Cómo son las sesiones?

Las sesiones se hacen de forma online, a través de Skype o Hangouts, ¡así que no tenemos que movernos de casa! Tienen una duración de 1 hora y tengo disponibilidad de horarios durante todo el día.

¿Qué se hace en una sesión?

¡Se conversa! En las sesiones de coaching espiritual se abordan todos los temas que preocupan a la persona desde la perspectiva de coaching. Mientras hablamos vamos analizando la situación, encontramos los puntos a trabajar y la mejor manera de hacerlo.

¿Cada cuánto tiempo debo tener una?

Se recomienda tener una sesión semanal, sobre todo al principio, ya que esto permite realizar un mejor seguimiento, ajustar el trabajo y la comunicación es más fluida. No obstante, podemos acordar vernos cada 15 días si lo prefieres.

¿Coaching es psicología?

El coaching no es terapia, ni pretende sustituir el trabajo de un terapeuta; tiene un enfoque distinto, el acompañamiento es distinto y toca puntos distintos. Es más, si en el seno del proceso observamos que necesitas, o te conviene más, trabajar desde esa perspectiva, te dejaré saber mi opinión en este sentido y te ofreceré un profesional de mi confianza.

¿Los precios incluyen impuestos?

Sí, los precios que aparecen en la web incluyen IVA y la comisión de PayPal por pagar con tarjeta. ¡No habrá sorpresas desagradables! Lo que pone ahí es lo que pagas.

¿El proceso de coaching solo consiste en las sesiones?

No. Después de cada sesión te enviaré un email con un breve resumen de los temas tratados y las actividades propuestas a realizar hasta nuestra próxima reunión. Podrás ponerte en contacto conmigo durante ese tiempo y será un trabajo continuo.

No estoy muy segura, ¿qué hago?

No te preocupes, tener dudas es normal. Si después de leer toda esta información aun te quedan dudas, ¡ponte en contacto conmigo! No adquieres ningún compromiso y prometo no intentar venderte nada; estaré encantada de trabajar contigo si puedo servirte de ayuda, pero si no ¡no pasa nada!

¿Todavía con dudas?