REBAJAS: gestiona el impulso.

Pregunté si las rebajas eran un tema que mereciera un espacio en este blog y 24 horas más tarde, la respuesta de la tribu era clara: 93% para el yep. Y es que, salvo ese 7 % de personas a las que no les hace falta o no quieren tomar consciencia sobre el problema, todos los demás sabemos que las rebajas son un ambiente crítico para nuestra economía, nuestra estabilidad emocional y, definitivamente, nuestro espacio en el hogar.

Y es que nos es fácil salir airoso de las rebajas de febrero, ni de las de julio, ni de las ofertas por San Valentin, Black Friday o Cyber Monday. Podemos ser muy espirituales, muy humildes, tener muy claras las cosas que necesitamos y, sobre todo, las que no necesitamos, pero salimos a pasear inocentemente y nos encontramos con ese vestido de fiesta que nos encantaría tener para poder usarlo en algún evento importante, que sabemos que no tendremos, y que, además, está rebajado al 70% y claro, ¡así quién se resiste! ¡Imagina que me invitan a los Premios Planeta y necesito un vestido así!

¡Pero dejémonos de cuentos! Empecemos por reflexionar sobre qué son las rebajas y porque sucumbimos a ellas antes o después.

Las rebajas son un ambiente. Aunque al final lo que llama nuestra atención es el  porcentaje descontado, debemos saber que nuestro impulso de comprar es fruto de muchos factores y variables que contribuyen a ello, ¡y no solo hablo de la publicidad, la distribución de los productos y demás trucos mágicos que tienen las empresas para que compremos! También me refiero a factores como desconexión, falta de atención plena en el momento presente, poca consciencia de las pertenencias propias, falta de conocimiento sobre lo que realmente nos hace felices, etc.

Como ves, la responsabilidad de nuestras compras impulsivas no es solo del sistema, nosotros tenemos la capacidad de gestionar esos impulsos, podemos evitar esas compras y, lo más importante, podemos autoconocernos y aprender cómo funcionamos en ese ambiente para que nuestro esfuerzo sea cada vez más natural en nosotros.

Advertencia: las recomendaciones ofrecidas son generales, funcionan y llevan aparejados una serie de beneficios muy interesantes, sin embargo, no tienen porqué ofrecer el efecto deseado o no tienen porqué servir a todo el mundo. Cada uno de nosotros somos distintos y a veces con recomendaciones generales no vamos a ningún sitio. Si crees que necesitas un profesional para trabajar tu relación con las rebajas, las compras o los vacíos, puedes ponerte en contacto conmigo a través del formulario de contacto de la web (si determinamos que yo no soy el profesional indicado, puedo recomendarte a la psicóloga colaboradora de Spiritual Mood o podemos buscar el que mejor se ajuste a tus necesidades).

No suelo hacer este tipo de advertencias porque tiendo a presuponer que todos leemos con juicio crítico y entendemos que escribir para una tribu conlleva una serie de generalidades que no tienen porqué funcionarnos a todos por igual. Sin embargo, esta es una de esas veces en las que creo importante aclarar este punto antes de soltar la retahíla de tips.

¡Al grano!

A continuación te detallo algunas de las propuestas que le haría a un guiado en una sesión de coaching, con el objetivo de orientar, guiar y ofrecer ideas para su trabajo personal relacionado con las compras.

Haz limpieza.

En general, hacer limpieza y reordenar el espacio trae consigo una toma de consciencia que nos lleva a replantear algunas cuestiones tales como: para qué compré esto, por qué necesito conservar esto otro, cómo podría dejar de comprar este tipo de cosas, etc. Si tu punto débil en la época de rebajas es la ropa, revisa tus armarios; si son los artículos de papelería y material de oficina, reordena tus cajas y tu escritorio; si es la ropa de deporte, ídem; y si es cualquier cosa que se te pasa por delante… ¡Limpieza general! Que nunca viene mal.

Además de la toma de la doble toma de consciencia respecto de tus cosas (qué necesito y qué tengo), hay dos aspectos más que hacen de la limpieza un ejercicio imprescindible en estos casos:

Libera espacio: con la renovación correspondiente de energías, la amplitud y su silencio.

Supone esfuerzo: por lo que, cuando vayas a comprar algo que rellene de nuevo el espacio, te lo pensarás dos veces antes de sacar la tarjeta.

Haz una lista de todo lo que necesites.

A veces queremos aprovechar las rebajas para comprar cosas que necesitamos y, si huimos de ellas, no podemos hacerlo. Para estos casos quizás resulte muy útil hacer una lista con aquello que necesitamos, para centrarnos en caso de salir de compras y encontrarnos un poco distraídos.

¿Qué vienes necesitando últimamente? ¡No te voy a dar ideas! Dime, ¿necesitas algo?

¿El qué? ¿Seguro que lo necesitas?

¡Lo dicho! Elabora tu lista y métela en el monedero, si eso que llama tu atención está en ella, adelante; en caso contrario, no lo necesitas, ergo no lo compres.

Practica mindfulness.

La atención plena es una excelente herramienta para experimentar ese paseo entre las tiendas, las urgencias y los impulsos. La única forma de gestionar el impulso de comprar es advertir que está apareciendo y el mindfulness es una excelente herramienta para ello.

Respira profundamente mientras paseas y atiende a tu respiración, observa también que productos o prendas llaman tu atención y cuáles son los argumentos que tu mente utiliza para convencerte de comprarlo. Ella no miente, realmente cree que los necesitas y que esta es una oportunidad increíble de conseguir algo que siempre has querido o necesitado por menos precio del habitual. Sin embargo, ella pasa por alto que, si no lo has comprado hasta ahora, quizás es porque no lo necesitas tanto como cree.

La atención plena te ayudará a afrontar esos momentos de negociación con tu mente, ¡acuérdate de usarla!

Hazte preguntas.

Acompaña ese ejercicio de atención plena con preguntas de todo tipo sobre toda clase de aspectos. Aquí va una batería de ideas, no las memorices, solo imagínate en un centro comercial, con la urgencia de comprar inmediatamente algo, y plantéate cuál sería tu respuesta:

  • ¿Qué ha llamado tu atención?
  • ¿Por qué?
  • ¿Qué aspecto del producto es lo que me resulta tan atractivo?
  • ¿Por qué lo estoy considerando necesario en mi vida?
  • ¿Qué busco llenar con esta compra?
  • ¿Qué lleno efectivamente?
  • ¿Por qué no lo he comprado anteriormente?
  • ¿Qué implica tenerlo?
  • ¿Qué perdería si lo dejara aquí y no lo comprase?
  • ¿Añade valor a mi experiencia?

No vayas con prisa.

Además de no salir de casa sin tu lista de cosas necesarias, este es otra de las actitudes que suele funcionar muy bien cuando se trata de evitar compras impulsivas. Si vamos con prisa, añadimos más urgencia a la urgencia que ya nos genera la palabra rebajas.

En rebajas sabemos que si no compramos el producto hoy, mañana puede no haber más. Si dejamos la prenda en la mesa, puede venir alguien y quitárnosla. Si está muy rebajado es porque hay pocas unidades. Y un larguísimo etcétera que ya conoces. Esa sensación de urgencia es creada por las empresas para que los consumidores compren más. ¡No colabores con ello!

Las prisas no son buenas, ya lo decimos a menudo. Pasea con calma, disfruta del momento, si es que te gusta (si no te gusta, no sé qué haces ahí), y piensa de qué manera puedes aprovechar las rebajas evitando que las rebajas se aprovechen de ti.

Elige bien a tu compañero de compras.

Si tienes interés en trabajar tu relación con las compras, quizás esa amiga que derrocha como si no hubiera un mañana no es la mejor compañera para el paseo por el centro comercial.

Elige muy bien de quién te rodeas, esa idea debería acompañarte siempre, pero ¡cuando pretendes hacer un trabajo de desarrollo personal y espiritual, mucho más!

Hace un tiempo leí una crítica al género de autoayuda que se centraba en el hecho de que siempre hablamos de las personas tóxicas y de por qué debemos alejarnos de ellas, comentaba el autor del artículo que, así, lo único que íbamos a conseguir es aislar a personas que necesitan ayuda. Y bueno, esto da para un libro completo, pero ahora mismo qué puedo decir: yo trato de echar una mano a mi tribu y mi tribu no necesita tener cerca personas derrochadoras en momentos críticos.

Presta más atención a la prenda que al precio.

Sostén la prenda en tus manos y pregúntate qué te dice, pregúntate si te has enamorado, hazte todas las preguntas que quieras, pero háztelas mirando la prenda, no el descuento.

Si atendemos más al descuento que al producto, podemos caer en la típica conclusión de: «¡si no lo necesito, lo regalo, pero es que está al 50%!» O, mejor aún, razonamientos del tipo: «ahora no lo necesito, pero puedo necesitarlo en algún momento y seguro que cuando eso ocurra no estará vigente esta oferta.»

Céntrate en eso que has tenido el impulso de comprar e ignora el precio a ver qué pasa.

Deshazte de una prenda cada vez que compres otra.

Plantéate seguir esa regla, ¿comprarías eso que tienes en la mano? ¿De qué prenda te desharías? Y si se trata de un pintalabios, ¿podrías regalar alguno de los que ya tienes? ¿Qué me dices de los accesorios, complementos y zapatos? Estoy segura de que puedes deshacerte de un par de zapatos cada vez que entra otro par de zapatos, ¡es un truco perfecto para no caer de nuevo en la acumulación!

Recuerda que hacer limpieza requiere un esfuerzo y que todas las demás propuestas te ayudarán a tener una nueva actitud, ¿cómo lo ves? ¿Te apuntas a esta idea?

¡Y esto es todo!

Recuerda que estas son las ideas que te plantearía en una sesión de coaching con ánimo de que las analizaras y valoraras la posibilidad de llevarlas a cabo, ¡pero no solo eso! También investigaríamos cuáles son las propuestas que tú misma te harías, qué trucos emplearías, cuáles crees que son más efectivos y cuáles, definitivamente, te animarás a emplear.

Añade a esta lista tantos trucos como tengas dentro de ti y ponlos a prueba. No hay mejor forma de cambiar de actitud que conocer qué actitud se tiene en el presente.

¡Muchísimas gracias por tu tiempo y tu atención! Es un auténtico placer para mí escribir para la tribu y compartir mis conocimientos y experiencias.

Recuerda dejar tu comentario con tu opinión sobre estas ideas y, por qué no, cuéntanos también cuáles son los trucos que pondrías tú en marcha para librarte del impulso de comprar cosas innecesarias.

¡Hasta la próxima!

3 Replies to “REBAJAS: gestiona el impulso.”

  1. Me viene al pelo, juré que no iba a comprar más que dos cosas que necesitaba (dos, contadas) y he acabado comprando tres o cuatro más….y todo por el tema de la ganga y ver el precio rebajado. En mi caso además, se ha juntado que me he encontrado dos días más de vacaciones que no esperaba tener en estas fechas, y claro, qué hago? Me voy a las rebajas! Así que, otro truco, no cojas vacaciones en período de rebajas, o al menos, cuando acaban de empezar…y si las tienes, planifica actividades placenteras que te ocupen el tiempo de manera satisfactoria.
    Gracias como siempre Alejandra

    1. Spiritual Mood Spiritual Mood dice:

      Pues, indudablemente, si te ha nacido esa idea para no encontrarte ociosa en época de rebajas, ¡seguro que te funciona! O, al menos, puede ser una buenísima forma de no exponerte a un aburrimiento dañino (normalmente invito a las personas a aprender a aburrirse, pero si no hay opción es mejor ocupar el tiempo con algo que nutra que dejarse llevar por impulsos vacíos).
      ¡Gracias a ti!
      Ale

  2. Hola. Nos ha gustado mucho tu post. Los consejos que nos das para ir de rebajas son muy adecuados, sobre todo nos ha parecido muy útil la idea de deshacerte de una prenda cuando compres otra. Otro factor importante que también has planteado es el del mindfulness, básico para ir de rebajas con la mente despejada y así poder analizar bien si realmente necesitamos el producto o no. Esta técnica también es muy útil para cuando estamos estresados ya que, que nos ayuda a despejar nuestra mente y a relajarnos cuando estamos estresados, como el yoga. Por todas estas razones, desde Enciasgum hemos escrito un post destacando algunos beneficios de practicar esta disciplina. Nos gustaría mucho que le echaras un vistazo al post y nos dieras tu opinión. Te dejamos el link por si te animas a pasarte: http://www.enciasgum.es/los-beneficios-del-yoga-para-controlar-el-estres-y-el-bienestar-general/

Deja un comentario