Kia Ora Botanicals

Share on FacebookPin on PinterestTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Lo prometido suele ser deuda y, como no quiero que se me olvide que acabo de prometer un artículo sobre Kia Ora Botanicals, ya me he sentado, té de frutas y a escribir. A primeros de abril escribí un post sobre cómo lograr una piel perfecta donde, además de hablar muy brevemente sobre el estrés y la alimentación, comentaba también algunos de los productos o artilugios que estaba probando para combatir el acné.

[No me gusta nada la palabra combatir, la verdad, parece que estoy en pie de guerra con mi piel y no es así. ¡A mí me encanta! Creo que hubiese sido mejor decir algo como «cuidar mi piel». Si ves que se me va la olla con el uso de expresiones de revistas femeninas, discúlpame, son muchos años de exposición.]

Y, tanto si lo leíste como si no, ¡te invito a echarle un ojo porque lo he editado! El cepillo facial y el tónico están genial, pero no me han terminado de convencer. Aquí lo tienes.

Así que bueno, sin más dilación…

¿Cómo conocí a Kia Ora Botanicals?

A causa del mismo desastre hormonal que me está provocando la aparición de acné, pasé unos meses con el cuero cabelludo muy graso y, comentando este asunto con mi hermana, me recomendó probar un champú de esta marca porque, además de todo lo bueno y bonito que tiene, que ahora lo cuento, le habían dicho que el champú para cabello graso y el jabón facial de manzanilla eran una locura de buenos.

Así que aproveche un pedido que ella hizo para lanzarme a por Hamman que resulto ser todo un éxito.

Pasado un tiempo, y con Hamman ya casi terminándose, comenzaron los primeros signos de acné y corrí de nuevo a preguntarle a mi hermana, que todo lo sabe.

Cual oráculo certero me dijo que Asami (El jardín de Asami) le había recomendado el jabón de manzanilla de Kia Ora Botanicals y que, como estaba muy contenta con él, ella también me lo recomendaba. Y así es como se inició este idílico amor.

¿Por qué me gusta?

Vamos a ser sinceros, tomar riesgos no es lo nuestro. Cuando mi hermana me recomendó un champú sólido y natural, le miré con cara (literal) de «WTF?» y, muy probablemente si ella no hubiese insistido contándome su experiencia, yo jamás me habría lanzado.

Personalmente, acepté comprar en Kia Ora la primera vez porque son productos veganos, no testados en animales, libres de tóxicos y no contienen aceite de palma. Y cuando ya había probado el champú, investigando un poco descubrí que son elaborados artesanalmente y se utilizan ingredientes de cultivos sostenibles, locales y de primera calidad, entre los que se incluye el aceite de oliva virgen extra.

En definitiva…

Hoy en día es muy difícil encontrar productos respetuosos con nuestro cabello o piel y respetuosos también con el medio ambiente, ¡pero los hay! Y, bueno, aunque comprendo a la perfección que nos sentimos un poco perdidos cuando tratan de sacarnos de las grandes marcas, creo que ha llegado el momento de reconocer que podemos hacer las cosas mejor y que hay vida más allá de Garnier.

Al final sólo se trata de dar un primer paso y generar nuevos hábitos más saludables, hace unos meses yo no me imaginaba hablando de estos temas y ahora, cada día más, me pregunto: ¿por qué iba yo a gastar mi dinero en un producto lleno de químicos, sobre el que pesa sufrimiento animal y que enriquece a los de siempre, si puedo comprar uno natural, no testado en animales y con el que apoyo el emprendimiento?

Mi recomendación.

Aquí va la lista de los productos que ya he probado y que os recomiendo 100%, no obstante, Kia Ora Botanicals tiene una gama amplia de jabones, champús y cosmética adecuada para cada tipo de piel, de manera que te aconsejo echarle un ojo a la web y elegir los productos más apropiados para ti:

Si no sabes muy bien por dónde empezar, te recomiendo probar un champú, un jabón facial y la limpiadora Nourish. ¡Te vas a enamorar!

Share on FacebookPin on PinterestTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario