Iniciación al yoga. Parte IV.

El objetivo que me puse fue hacer un repaso a todo lo que debes saber para comenzar la práctica de yoga en casa ¡y creo que lo he cumplido!

Hasta ahora hemos hablado del hatha y el raja yoga, de cómo comencé este camino, de por qué es conveniente acudir a clase de yoga y cómo y por qué el saludo al sol es una genial opción para practicar en casa. Además, ofrecí una brevísima descripción de savasana y hoy vamos a por la meditación y el estilo de vida yogui.

Ha sido un verdadero placer para mí, invertir este último mes en la creación y publicación de contenido sobre yoga; ha sido también una oportunidad genial para definir cuál es mi visión del yoga y aunar en un solo texto cuáles son mis recomendaciones de yoga para principiantes.

¡Recuerda dejar tu comentario sobre tus impresiones! ¡Y suscribirte al blog para estar al tanto de las novedades!

La meditación.

Mientras que no está recomendado practicar yoga físico todos los días, meditar todos los días no tiene ninguna contraindicación, sino que, muy al contrario, resulta muy beneficioso.

La recomendación que te traigo para iniciarte en la meditación, retomar tu hábito o tratar de mejorar tu forma de meditar, es un método que me ha funcionado muy bien en todos los sentidos.

Cuando meditamos en una escuela de yoga nuestro maestro se encarga de recordarnos de vez en cuando que debemos mantener nuestra atención, pero cuando lo hacemos en casa no es así ¡y el resultado puede ser desastroso! No tanto por haber fallado en nuestro meditar, sino porque dormirse o perder la concentración sin retomarla, resulta tan inútil como ir al gimnasio y sentarse en el suelo a esperar que transcurra la hora de rigor.

Si nos dejamos arrastrar por nuestra mente mientras estamos sentados, sean 5, 10 o 30 minutos, será un entrenamiento perdido (aunque muy relajante, dicho sea de paso).

Cuando comencé a meditar en casa me di cuenta de que la mayoría de las veces el tiempo transcurría sin haber notado siquiera que mi mente no se encontraba ahí conmigo, así que idee un esquema que utilizo mucho y cuyos resultados son muy buenos.

Solo necesitas sentarte en el suelo (si no conoces la postura de meditación, te invito a que investigues y encuentres la forma en que sientas mayor comodidad y firmeza) y tener tu móvil delante con la App Insight Timer.

Sería ideal practicar yoga y meditación en una habitación sin aparatos eléctricos ni electrónicos, pero como nos conocemos y no lo vas a hacer, me he tomado la libertad de aconsejar la utilización de esta aplicación.

Opción 1.

Si nunca has meditado o si prefieres probar esta primera opción por el motivo que sea, mi propuesta es una meditación breve de 5 minutos con intervalos de 1 minuto.

Insight Timer te permite configurar el tiempo total de tu meditación con el aviso de principio y fin del tiempo y, además, podemos configurar intervalos. Estos intervalos serán en el minuto 2, 3 y 4.

Cuando se cumpla cada intervalo sonará un gong que te ayudará a retomar la atención en tu respiración o tus pensamientos, depende esto de tu decisión, y evitaremos que transcurran los cinco minutos sin pena ni gloria.

Opción 2.

¡Este es Mi Método! Así comencé yo y me gusta mucho, sobre todo porque solía hacer mi práctica de yoga a las 6.00 am y a esa hora no sé ni lo que significa la palabra concentrarse.

Programa tu meditación de 10 minutos con intervalos de 2 minutos cada uno. Es un entrenamiento perfecto y te aseguras cinco oportunidades de volver a empezar.

A medida que avances en tu práctica puedes aumentar a 12 minutos con intervalos de 3 o a 15 minutos con intervalos de 5 minutos. ¡Te estoy contando mi mejor truco para practicar la meditación y para enseñarla! ¡Acuérdate de mí cuando te funcione!

Estilo de vida yogui.

Después de hacer un brevísimo repaso a lo que es el yoga, lo que supone prácticar hatha yoga y raja yoga, cómo elegir una escuela y cómo practicar el saludo al sol, no puedo despedirme sin antes hablarte acerca del estilo de vida, y los hábitos y las costumbres yóguicas.

Así como la aproximación al concepto de yoga ha sido un sobrevuelo breve para ofrecerte unas nociones básicas, estas costumbres que te planteo no suponen más que la punta del iceberg; un iceberg que conlleva todo un modo de vida que no sólo incluye tareas, sino también actitudes, modos de ver la vida, rituales espirituales, formas de relacionarse y comunicarse con los demás, etc.

No pretendo cambiar tu forma de ser, ni que adoptas una actitud ante tu realidad que no haya nacido de ti, de manera que, por el momento, voy a limitarme a ofrecerte unas rutinas complementarias a tu iniciación al yoga que puede ayudarte a conformar una idea de lo que supone practicar yoga realmente.

Si en algún momento me lo permites, con gusto te ofreceré una visión más amplia y te ayudaré a adoptar estas y otras costumbres de la filosofía yóguica que pueden suponer un gran cambio en tu crecimiento y desarrollo profesional, personal y espiritual.

Creo firmemente que toda evolución supone cambios en todos los aspectos de una persona, pero también creo que estos cambios deben ser buscados por cada uno de nosotros en el momento en que nace el impulso de evolucionar. Es por ello que siempre respeto la voluntad de mis clientes o guiados y por lo que te invito a ti, que me estás leyendo, a no tomar demasiado en serio las rutinas que te propongo a continuación.

Lee mis propuestas con apertura al cambio y a la experiencia, pero en ningún caso te fuerces o trates de tomar un hábito que no te seduce en este momento, no hay nada menos yogui que forzar una costumbre.

Madrugar.

Madrugar es uno de los hábitos de las personas exitosas, ¿lo sabías? ¿Sabías, además, que las personas descansamos mejor en las horas de sueño previas a la media noche? ¿Has pensado alguna vez lo poco natural que resulta para el cuerpo humano quedarse despierto después de la caída del sol? ¿Has probado alguna vez a respetar fielmente las 8 horas de sueño recomendadas?

Resulta ser que el ser humano, que es un animal, tiene un reloj interno que le dice cuando debe despertar y cuando dormir, o bueno, se lo diría si no contásemos con luz artificial y con las mil y una fuentes de estrés que nos impiden conciliar el sueño cuando debemos.

La rutina ideal de sueño según el yoga supone dormir 6 horas, aproximadamente entre las 23.00 y las 5.00. Me imagino tu cara y no puedo evitar reírme, ¡así es my friend! Una locura. Si has tenido hijos imagino que sabrás que puedes con todo y una rutina de sueño así es perfectamente viable, ahora bien, si no has tenido hijos y no has hecho la mili supongo que lo verás tan imposible como lo veo yo.

Te propongo lo siguiente. Calcula tu rutina de sueño de acuerdo a la hora a la que necesitas levantarte, respetando un mínimo de 6 horas y, preferiblemente, acercándote a las 7 horas y media que es, desde mi punto de vista, el tiempo ideal (hablando de forma muy general).

Siempre que te sea posible trata de incluir las rutinas que vienen a continuación por la mañana antes de desayunar. Obviamente si debes levantarte muy temprano y ves imposible adelantar el reloj 45 minutos, no te tortures, simplifica tu vida, obvia por completo esta recomendación y ¡a vivir que son dos días!

Agua con limón

Se ha dicho y se dice mucho del agua con limón en ayunas y me gustaría que, desde este mismo instante, borres de tu cabeza la siguiente frase: «el agua con limón en ayunas adelgaza».

No, no adelgaza, ni te ayudará a quemar grasa, ni vas a ser el alma de la fiesta a las 5.30 a.m. por tomarlo, sin embargo, en yoga se recomienda tomarlo siempre y te voy a decir exactamente por qué:

  • Es una fuente pequeña pero segura de vitamina C cada día, con los beneficios que ésta acarrea al sistema inmunológico y la absorción del hierro de los alimentos.
  • El hecho de que el agua esté tibia y que bebas la fibra del limón mejorará tus digestiones y te echará una mano con el tránsito intestinal.
  • El agua de limón es relajante por tomarse templada, pero puede convertirse en energizante si se le añade jengibre y pimienta.
  • Se ha comprobado que es un buen diurético y, además, este pequeño gesto matutino ayuda a la ingesta de agua diaria, lo cual, además de los beneficios ya conocidos, tiene importantes ventajas para la salud de nuestra piel (no por el agua con limón, sino porque te acostumbras a tomar agua desde por la mañana).

Receta 1: medio vaso de agua tibia con un chorrito de limón (jugo de limón resultante de apretar medio limón una o dos veces).

Receta 2: añade además jengibre al gusto y una pizca de pimienta para beneficiarte de estos potentes ingredientes. No es necesario endulzar, pero si fuera necesario para ti puedes añadirle miel, azúcar o algún sirope (todo ello ecológico).

Meditación.

Tras haberte levantado temprano y haberte tomado tu medio vaso de agua con limón, puedes realizar una meditación corta (de acuerdo con el tiempo del que dispongas) y unos ejercicios de hatha yoga o estiramientos que te apetezca hacer.

¿Qué es lo ideal? Sería ideal que tu rutina del saludo al sol lo hagas en este momento del día, en ayunas y antes de que empiece el desenfreno de tu rutina diaria, sin embargo, si la hora o el tiempo no te ayudan, puedes limitarte a meditar 10 o 15 minutos.

Meditar por la mañana tiene muchos beneficios, pero sin duda, los más inmediatos y que puedes experimentar por corta que sea tu meditación son:

  • Ayuda a experimentar gratitud cada día. Conviene despertar con agradecimiento, pero esto no siempre es posible, sobre todo con el ánimo con el que nos despertamos algunos. Es por ello que sentarse unos minutos ayuda a atraer esa energía y vivirla con consciencia.
  • Centra nuestro foco. Muchos de nosotros nos despertamos con la mirada puesta en las tareas del día, revisamos el teléfono, vemos las redes sociales, desayunamos sin atención y salimos corriendo a trabajar. Toma en cuenta que dedicarte 10 minutos por la mañana te ayudará a mantener tu atención plena a punto para todas aquellas cosas a las que quieras dedicársela.
  • Despeja la mente y nos hace comenzar el día con el estrés en cero. No hay nada mejor que dedicar unos minutos al aquí y ahora, recordando dónde estamos, por qué y cuál es nuestro propósito de vida.

Atención plena 24/7

La práctica de yoga y meditación te va a facilitar el ejercicio de mantener una atención plena todo el día todos los días. Se trata de una actitud en la que priman las sensaciones, las emociones y tu experiencia en cada instante.

Una actitud muy yogui es prestar atención al cuerpo, a los antojos, apetencias, al cansancio, las señales de enfermedad, etc.

Tanto la meditación como el yoga físico nos ayudan a desarrollar ese sexto sentido que deberíamos entrenar desde pequeños. Con estas prácticas desarrollamos la capacidad de escuchar las señales y ofrecernos la posibilidad de realizar los ajustes que nuestro cuerpo o nuestra mente nos estén pidiendo.

Por supuesto, esto puede conseguirse también a través de la práctica o el entrenamiento en mindfulness, sin embargo, desde mi punto de vista el yoga resulta mucho más completo por suponer un ejercicio físico, mental y espiritual.

Slow life.

En general: simplifica tu vida.

No hay hábito más yogui que simplificar la vida, la rutina, las relaciones y las pertenencias. Simplificar es hacer minimalista nuestra agenda, es huir de las obligaciones, respetar las responsabilidades y buscar el bienestar propio físico y mental.

¡Consigue el libro Slow Life en Amazon.es! –> Aquí.

Solemos dejarnos llevar por el frenetismo y el descontrol, llenamos nuestros días de tareas obligadas como ir al gimnasio, visitar a familiares o amigos, acudir a reuniones y un sinfín de planes que no siempre son de nuestro agrado y sí, claro que algunos no podemos evitarlos, ¡pero muchos de ellos sí!

Llevar un estilo de vida slow supone realizar ajustes en todos los aspectos de nuestra rutina, nuestras relaciones y nosotros mismos, pero el ajuste principal y más importante es el de simplificar.

No hagas aquello que no te nazca hacer, no compres aquello que no necesites, no digas lo que no sientes y no pierdas tu tiempo en pensamientos que no son tú.

Si sientes la llamada de iniciarte en el yoga hazlo, pero hazlo al ritmo que tú marques. No tu ego, no la moda, no tus prisas por alcanzar algún tipo de perfección. Acoge aquellas recomendaciones que resuenen con tu forma de ser y que te nazca adoptar en este momento, todo lo demás por ahora sobra.

¡Y ya no hay más!

No hay un “En el próximo post…”, esto es todo. Yoga es aceptar la situación propia y gestionarla, yoga es no forzar y no competir, ¡no solo con los demás! Sino también con uno mismo. El entrenamiento en busca de una mejor versión no es yoga, lo siento. Quizás no estés de acuerdo conmigo o conozcas a muchas personas muy yoguis que no lo están, ¡no importa! Cada uno tenemos nuestra visión del yoga, cada visión está basada en la propia experiencia y en la opinión, ¡todos te diremos lo mismo! Todos decimos cosas como “esto es yoga y esto no lo es”, “un yogui no se agobia”, “un yogui puede o no puede comer carne”, etc. Todo esto que lees en Instagram, blogs y revistas, son opiniones.

¿Qué hacer con la información? Comprenderla, experimentarla y elegir con qué te quedas.

Mi opinión de lo que es el yoga se basa en mi experiencia y mis deseos, si la semana que viene mi experiencia sufre un cambio, mi opinión también cambiará, ¿qué tipo de validez se le puede dar entonces a una opinión? Ahí te lo dejo.

Experimenta y vive el yoga, recoge información, sí, pero críbala. Toma tus decisiones, vive tu propio camino de yoga y crea una opinión. Ten por seguro que tu opinión valdrá tan poco como la mía, pero al menos tendrás una propia hasta que la cambies por otra (y así sucesivamente).

No, no has perdido el tiempo leyendo. Has ganado datos para recoger o desechar, el tiempo nunca se pierde porque siempre se está ganando experiencia.

¡Vive libre!

Namaste.

3 Replies to “Iniciación al yoga. Parte IV.”

  1. Hola Alejandra,
    He intentado comprar tu libro desde Lima vía Amazon para formato Kindle; pero me indican que por derechos de autor restringidos a España ello no es posible.
    Ojalá ello se solucione; en lationamérica merecemos leerte 🙂
    Vibras!
    Carol

    1. Spiritual Mood Spiritual Mood dice:

      ¡Hola Carol!
      He contestado a tu email y ya he preguntado a la editorial por este punto. Tengo entendido que el Kindle puede comprarse a través de Amazon España desde cualquier lugar, pero esperaré la respuesta para informarte.
      ¡Un abrazo!
      Ale

  2. Gracias por tu ayuda Ale!
    Ya he podido comprarlo y empecé la lectura; es muy fácil comprarlo.
    Muchas gracias!
    Un abrazo

Deja un comentario